miércoles, mayo 21, 2008

A raiz de un comentario

Mil gracias por tu comentario.
Me alegra mucho que tú tambien te sientas feliz, parece que has descubierto alguna claves importantes para conseguirlo. Una de las más interesantes es ver las tristezas de la vida como oportunidades de aprender y madurar; de crecer como persona.
También es verdad que encontramos en la vida personas que por biología, o, más bien, por aprendizaje, se enfrentan a la vida de forma que sólo se fijan en lo negativo. Pero como en una interesante película decía su protagonista "... es cuestión de empeñarse en morir, o empeñarse en vivir.".
Es decir, es cuestión de empeñarse en dirigir la mirada a todo lo que nos rodea, no sólo lo negativo, sino todo lo que está con nosotros, todo lo que forma parte de nuestro ser; y valorar lo positivo un punto por encíma de lo negativo. Al fin y al cabo, la valoración la hacemos nosotros. Si valoramos en positivo, nos sentiremos mejor.
¡Ánimo!

1 comentario:

andufita dijo...

Qué guay, que subidón de moral da leer todo esto, mola el blog, nene. Ojalá se te haga famosillo y podamos seguir leyendo consejitos de supermentes como la tuya, de las que le dan la vuelta a las peores situaciones y lo más negro puede volverse gris clarito, con sólo unas palabritas mágicas de las tuyas. Qué arte tienes, hijo.
Añado una frasecita de Gabriel García Márquez que leí el otro día y me encantó "No llores porque ya se acabó, sonríe porque sucedió". Besazos de tu hermana.